Asociación Mexicana de Criadores de Ovinos Asociación Mexicana de Criadores de Ovinos
UNO
Servicios
Monitoreo de precios
Información
Software Oviswebs
 
 
 
Texto Pequeño Texto Mediano Texto Grande
 
Agregar a favoritos
 
Hogar
 
Usted está en: Inicio > Cómo empezar > Manejo > Manejo de los Corderos
Manejo de los Corderos
MVZ. María del Pilar García Franco

La época del nacimiento del cordero a su destete, -el cual puede ser de 45-60 días destete temprano o 60-90 días destete tardío-, es de gran importancia en cualquier explotación ovina, ya que el mayor porcentaje de mortalidad se encuentra en este período, por lo que es necesario el poder considerar algunos aspectos que nos pueden ayudar a mejorar el número de corderos destetados por borrega.

Debemos de poner atención a nuestras borregas no únicamente al momento del parto, sino que desde que éstas están gestantes, ya que se tienen que “preparar” para obtener un mejor rendimiento al parto, así que un mes antes de que esto suceda hay que hacer una suplementación alimenticia con productos de buena calidad, (ya sea alfalfa, pasto, granos, soya, etc.) esto para asegurar un buen peso al nacimiento de nuestro cordero y una buena producción de leche por parte de la borrega, además de desparasitar y vacunar contra enterotoxemia (7 vías).

Las borregas tienen un marcado instinto gregario (lo que significa que permanecen en grupo), es por esto que al tener el lote de nuestras hembras gestantes, podemos detectar con facilidad a la hembra (s) que comienzan con el trabajo de parto, ya que ellas se separan del resto de las demás, este es el momento en el cual nosotros debemos estar alertas, sin acércanos demasiado para no estresarlas, en el momento en que la borrega rompe la “bolsa de las aguas” no debe de pasar más de 1 1/2 hrs. para que ella para, si ésto no ocurre es necesario llamar al veterinario para que tome las medidas pertinentes. No debemos de olvidar que si nuestras borregas son de primer parto debemos tomar mayores precauciones.

Una vez que el cordero ha nacido, es muy importante dejar que la borrega haga una identificación plena de su cría, de ésto dependerá su supervivencia en las primeras horas de vida, sobre todo porque es importante que lo más pronto posible tome el calostro, ya que éste es una fuente de energía y de protección contra muchas infecciones (esta ingestión tiene que ser entre la primera media hora y seis horas de vida), si por alguna circunstancia no lo hiciera, por falta de una buena cantidad de calostro por parte de la borrega o por debilidad del cordero, será necesario usar una sonda que llegue directo al estómago del cordero , ya sea con calostro de la misma madre, calostro de otra borrega o calostro que nosotros tengamos congelado. Posterior a esto es necesario desinfectar el ombligo del cordero con azul de metileno o una solución de yodo al 10%, para prevenir muchas infecciones que puedan entrar por esta vía las cuales van desde enfermedades respiratorias, digestivas y las más comunes de articulaciones que pueden provocar pérdidas irreparables, así como ayudar a que seque más rápido el ombligo. Posterior a ésto se pasará a la madre con su cría a un ahijadero, que tendremos preparado previamente, este consiste en un pequeño corral de aproximadamente 1.5 x 1.5 m. si tenemos borregas de pelo y y son de lana de 2.5 x 2.5 m. Puede estar fabricadas de cualquier material, como por ejemplo, tablones de madera, fierro, etc.; se colocarán en un lugar seco, con techo, evitando corrientes de aire y con una cama seca de paja o aserrín, con comedero y bebedero; debemos de considerar un 10% de estas corraletas del total de hembras a parto (si tenemos 100 borregas a parto debemos contar con 10 ahijaderos). Ya en este lugar podemos pesar al cordero, identificarlo (ya sea con arete de metal, de plástico, tatuaje, muesca, collar, etc.), a la borrega le checaremos la ubre para asegurarnos que se encuentra en buena condición. Permanecerán en caso de parto sencillo por 48 hrs. y en caso de parto múltiple 72 hrs., dependiendo de la condición de los corderos, con el objeto de establecer un fuerte vínculo de la madre con la cría,.

Los números y los pesos, tanto al nacimiento como al destete de los corderos deberán ser registrados en una hoja de control de partos, esto con la finalidad de llevar un control estricto de las borregas, asi como el poder hacer en determinado momento una buena selección de nuestras hembras de reemplazo y sementales.

Posteriormente se trasladarán a un corral de lactancia donde permanecerán hasta el momento del destete, en caso de que las madres salgan a pastorear recomendamos que las crías se queden en el corral para evitar un desgaste excesivo de éstas, en caso que sea necesario o que el productor quiera también pastorear a los corderos se debe considerar que no debe de ser muy largo el recorrido hacia la zona de pastoreo y que el forraje en esta área sea de excelente calidad (praderas inducidas).

Se revisará diariamente este corral haciendo que todos los animales (crías y adultos), se muevan para poder detectar problemas respiratorios, digestivos u otros, además nos aseguraremos que todas las crías sigan siendo aceptadas, esto es que todas sigan mamando, a veces cuando una hembra tiene parto múltiple y no tiene mucha leche, puede dejar de alimentar a un cordero, por lo que éste tiene que ser alimentado con mamila , de leche de otra borrega, leche de cabra o un substituto específico para corderos. Este es tiempo extra invertido pero al final son kg. de cordero producidos.

 

Desde que las crías llegan a este corral se les arma una zona de aislamiento llamada “Creep Feeding” que permite ofrecer un alimento de alta calidad únicamente a los corderos, este alimento debe de ser muy palatable para evitar consumos erráticos, de preferencia debe de ser peletizado, ya que este proceso disminuye la cantidad de enteropatógenos, pareciera ser un mayor gasto pero con esto tendremos mejores pesos la destete, preparamos al rumen del cordero para una dieta de engorda intensiva, son más resistentes a enfermedades, nuestros lotes de destete son más homogéneos y evitamos que el cordero dependa 100% de la leche de la madre, por lo que es más fácil que nuestra hembra mantenga una mejor condición corporal hasta el destete y podamos cargarla más rápido.

Se puede realizar un pesaje intermedio al mes de edad del cordero, aprovechando este manejo para vacunar a los corderos con una bacterina que los proteja contra Pasteurella, como puede ser la Hem sep bac.

Al momento del destete los corderos se pesan, se vacunan contra enterotoxemia y se desparasitan. Este debe ser abrupto, separando completamente la madre de su cría.

¿Qué hacer cuándo la madre muere o no acepta la cría?
Es necesario salvar al cordero en la medida de nuestras posibilidades, a través de la adopción por parte de una borrega recién parida, utilizando los líquidos del parto de la borrega para mojar al cordero que queremos que se adopte y pegárselo inmediatamente, otra forma es que en el caso que un cordero muera, quitarle su zalea (piel) y ponérsela en forma de abrigo al cordero huérfano o rechazado, en ambos casos es necesario sujetar a la borrega varias veces para que lo acepte y el cordero pueda mamar. Si no funciona ninguno de los dos anteriores será necesario recurrir como lo dijimos anteriormente al uso de substitutos de leche.

MVZ. MARIA DEL PILAR GARCÍA FRANCO
Articulo cedido por la revista Ovino 2000

<< Regresar

Mapa del sitio | Acerca de este sitio |